martes, 20 de septiembre de 2016


ROBERT CRUMB. NO TENGO A NADIE

Una semana más os damos la bienvenida a Buscando leones en las nubes, que hoy os ofrece la tercera edición centrada en Héroes del blues, el jazz y el country, el espléndido libro presentado por Nórdica hace unos meses, que recoge las semblanzas de más de un centenar de músicos de los tres estilos mencionados, intérpretes, en su gran mayoría desconocidos para el gran público aunque excelentes, que contribuyeron, en los años 20 y 30 del siglo pasado, al nacimiento y la difusión de esos géneros musicales tan genuinamente norteamericanos.

El libro cuenta como principal atractivo, más allá de la recopilación y presentación organizada de esos referentes en muchos casos ignorados en las más convencionales revisiones sobre la materia, de las excepcionales ilustraciones de Robert Crumb. Crumb, icono del cómic underground de las alternativas décadas de los sesenta y setenta, es un reconocido amante de la música de raíz estadounidense y ha llevado su pasión a la confección, en torno a 1980 de tres series de cromos o cartas o postales en los que se retratan -a partir de fotografías e ilustraciones de la época- muchos de los principales intérpretes del blues, el jazz y el country más originarios y germinales. Cerca de ciento veinte de estas estampas se incluyen en el fantástico libro que protagoniza estas nuestras emisiones de comienzo de curso.

En la sesión de esta semana, habiendo dejado atrás en los dos programas precedentes el universo del blues, nos centraremos en el ámbito del jazz, con casi una veintena de piezas pertenecientes a esos tiempos “inaugurales”, con intérpretes magníficos (muchos de ellos grandes nombres del género: Bix Beiderbecke, Coleman Hawkins, Jelly Roll Morton, Louis Armstrong, Lil Hardin Armstrong, Johnny Dodds, Eddie Lang, Junie C. Cobb, Joe King Oliver, 'Banjo' Ikey Robinson and His Bull Fiddle Band, Roy Palmer con Bob Hudson, Jack Teagarden, Jabbo Smith, Joe 'Wingy' Manone And His Club Royale Orchestra, George 'Pops' Foster, Earl Hines y Jimmy Blythe) cuya sucinta biografía, recogida en los breves apuntes de David Jasen incluidos en el libro, precede en mi lectura, a modo de austera presentación, cada uno de los temas.

martes, 13 de septiembre de 2016


ROBERT CRUMB. TODA LA NOCHE

Esta semana, el segundo de los frentes en que se desenvuelve habitualmente nuestro programa, el literario, brilla por su ausencia porque aunque todos los textos que os leeré en la emisión pertenecen a un libro, un excepcional libro, solo incurriendo en un exceso de benevolencia podríamos calificarlos de literatura, sin que ello, obviamente, desmerezca su valor.

Y es que en nuestra edición de hoy os ofrezco la segunda entrega de la serie –que se prolongará hasta bien avanzado octubre- dedicada a los orígenes de la música popular estadounidense a partir de las referencias contenidas en Héroes del blues, el jazz y el country, un magnífico volumen, editado este mismo año por Nórdica, en el que se recogen más de un centenar de dibujos de Robert Crumb, el afamado y casi legendario ya autor de cómics, que hace cuarenta años ilustró, con sus espléndidas estampas de pioneros de la música norteamericana, sendas colecciones de discos recopilatorios sobre los protagonistas -muchos de ellos desconocidos- de los inicios de los tres géneros que recoge el título del libro.

La obra está poblada de infinidad de músicos de biografías anodinas, instrumentistas sorprendentes capaces de tocar no solo el piano o la guitarra, el violín o el saxofón, sino también el serrucho, la garrafa u otros insólitos artilugios caseros, intérpretes geniales que vivieron en el anonimato, tocando en las calles, en ceremonias religiosas o en bandas populares, formando parte de agrupaciones heteróclitas, inmigrantes blancos nacidos en el siglo XIX, buenos conocedores del repertorio tradicional y de las raíces musicales de los países europeos de los que procedían, y depauperados negros, con un pasado de esclavitud a sólo escasas décadas de “distancia”, que convertían sus lamentos, nacidos de las desgracias propias y de las de su raza, en baladas melancólicas, apesadumbradas, tristísimas y resignadas -a veces, no obstante, combativas y rebeldes-, pero también en gloriosos himnos festivos.

Todo ello, toda esta enorme riqueza musical y sociológica, antropológica y humana, cultural y moral, está encerrado en el formidable libro reseñado y del que hoy, como hace siete días, voy a extraer fragmentos referidos a músicos de blues. Los textos, al igual que en la emisión del lunes pasado, son de Stephen Calt y se limitan a escuetos apuntes biográficos sobre cada uno de los músicos (Sleepy John Estes, Cannons Jug Stompers, Memphis Jug Band, Big Bill Broonzy, Roosevelt Sykes, Blind Gary Davis, Papa Charlie Jackson, Charley Patton, Buddy Boy Hawkins, Barbecue Bob, Ed Bell, Blind Willie & Kate Mctell, Son House, Memphis Minnie, Mississippi John Hurt, Tommy Johnson, Peetie Wheatstraw y Bo Carter); unas notas someras que, sin demasiado valor en sí mismas, constituyen sin embargo un conveniente preámbulo para la degustación del tema correspondiente.

martes, 6 de septiembre de 2016


ROBERT CRUMB. TAN SOLITARIO

Bienvenidos un curso más a Buscando leones en las nubes, que hoy comienza su décimo octava temporada. Elena Villegas desde el control técnico y Alberto San Segundo como creador del espacio y dueño también de la voz con la que desde hace tanto tiempo os lo presento, os saludamos un nuevo septiembre y os invitamos a disfrutar con una serie de programas que ahora se abre y que tendrá también un cierto valor germinal, de iniciación.

Y es que a lo largo de las próximas seis semanas, y mientras las emisiones regulares de Radio Universidad de Salamanca se ponen en marcha, os ofreceremos aquí, exclusivamente en nuestro blog, un a mi juicio interesante ciclo dedicado a los orígenes de la música popular estadounidense, partiendo de un libro formidable publicado en los primeros meses de este año. Se trata de Héroes del blues, el jazz y el country, una colección de postales, retratos de artistas pioneros de los años 20 y 30 del pasado siglo, figuras destacadas -aunque muchas de ellas desconocidas- en cada uno de esos géneros musicales, dibujos debidos al genio de Robert Crumb, el gran clásico del cómic underground de los setenta.

El libro, editado con primor por Nórdica, recoge un total de ciento doce cromos -pues eso fueron en un primer momento- sobre otros tantos músicos, estampas bellísimas creadas por Crumb a partir de fotografías antiguas para acompañar e ilustrar sendas colecciones de discos -Heroes of the Blues, Early Jazz Greats y Pioneers of the Country- en las que Nick Perls, el dueño de Yazoo Records, reeditó su espléndida colección de discos de “pizarra”, en 78 r.p.m., de música tradicional norteamericana, convirtiéndolos en un formato más moderno y ofreciéndolos al público -estamos en torno a 1980- bajo la forma de LP. En el libro, cada una de las imágenes se acompaña de una breve semblanza de la figura correspondiente -cantantes callejeros, músicos aficionados, intérpretes casi desconocidos, algunos artistas consagrados, pianistas y violinistas, virtuosos del banjo o la guitarra, la trompeta o la armónica, viejas orquestas, grupos familiares, barberos y reverendos, vaqueros y ferroviarios con talento para la música-, en textos de Stephen Calt, que se ocupa de los artistas de blues, David Jasen, centrado en los de jazz, y Richard Nevins, que escribe los referentes al country.

En el espacio de esta semana y en el del lunes que viene voy a presentaros un total de treinta y seis piezas musicales, dieciocho en cada emisión -que se prolongan muy por encima de nuestra duración habitual-, escogidas del fecundo ámbito del blues de las primeras décadas del siglo pasado, unos temas que os introduciré con la lectura del sucinto texto que sobre su intérprete se recoge en el libro. Pero siendo interesantes los comentarios y estremecedoras las canciones, unos y otras no pueden disfrutarse cabalmente sin la contemplación de las magníficas ilustraciones -ingenuas, minuciosas, evocadoras, sugestivas, delicadas y entrañables- de Crumb, razón por la que os recomiendo apasionadamente la compra del libro. Seguro que no os arrepentiréis.

En la emisión que ahora os presento podéis escuchar primitivas piezas musicales, la mayor parte de las dos primeras décadas del siglo pasado, interpretadas por William Moore, Peg Leg Howell, Clifford Gibson, Blind Blake, Frank Stokes, Jaybird Coleman, Blind Willie Johnson, Leroy Carr & Scrapper Blackwell, Blind Lemon Jefferson, Fred McMullen & Curley Weaver, Whistler & His Jug Band (las “jug band”, en las que sus miembros tocaban instrumentos más o menos caseros, proliferaron en la época; en el magnífico vídeo que acompaña esta entrada podéis ver a Whistler & His Jug Band en acción, en un tema, Foldin’ Bed, que no suena en el programa), Mississippi Sheiks, Rube Lacey, Skip James, Bo Weavil Jackson, Furry Lewis, Sam Collins y Ramblin’ Thomas. que se completan con los atinados comentarios sobre sus protagonistas de, como ya he señalado, Stephen Calt.


martes, 26 de julio de 2016


RUTA 66. LAS UVAS DE LA IRA

Buscando leones en las nubes llega hoy al último programa del curso que es también el cuarto y final de la serie que durante el mes de julio hemos dedicado a la Ruta 66, la legendaria carretera estadounidense.

Esta semana, nuestra aproximación al tema se hace a partir de una obra maestra de la literatura, Las uvas de la ira, escrita por el que fuese Premio Nobel John Steinbeck y que dio pie a otro gran clásico de la historia de la cultura y el arte, la película del mismo título dirigida en 1940 por John Ford. En mi otro programa en Radio Universidad de Salamanca dediqué hace unos años una extensa y completa reseña a las diferentes manifestaciones artísticas en las que se plasmó la novela original y que podéis consultar en todosloslibrosunlibro.blogspot.com. Baste decir ahora, como preámbulo a la presente emisión -que, por cierto, se alarga bastante por encima de nuestra duración habitual, ventajas de la libertad que supone el que el programa no será radiado y sí solo emitido en internet-, que en el libro, la familia Joad, con el hijo Tom como personaje principal, se ve obligada, forzada por la sequía y las míseras condiciones de vida que impone la Gran Depresión de finales de los años veinte del siglo pasado, a abandonar su hogar en Oklahoma y lanzarse a la carretera, nuestra recurrente Ruta 66, camino al oeste, en busca del ingenuo sueño -quién sabe si la pesadilla- de California.

Del conmovedor texto del libro no he extraído los fragmentos más emotivos ni más reveladores ni los que concentran lo esencial de sus tesis, combativas y transgresoras, indignadas y reivindicativas, humanistas y defensoras de la dignidad y la justicia, de la igualdad y la solidaridad entre todos los seres humanos, sino las que, en consonancia con nuestro tema central, aluden al periplo de sus protagonistas por las áridas carreteras -en especial, como digo, la Ruta 66- que cruzan el vasto país norteamericano de costa a costa. Unas palabras que, como veréis, suenan muy actuales y fácilmente extrapolables a la situación que hoy en día viven tantos emigrantes por los caminos de Europa.

Entre los textos del libro se pueden escuchar algunas canciones, casi todas referidas a la mítica arteria, aunque otras, que no hablan expresamente de la ruta, sí se vinculan a ella por aparecer en la banda sonora de la película o constituir recreaciones posteriores en torno a la atmósfera y los personajes del libro. Sus intérpretes son Nat King Cole -espléndida, y muy distinta de las habituales, su versión de (Get your kicks on) Route 66-, Robert Johnson, Bruce Springsteen, Arlo Guthrie & Pete Seeger, Bob Seger, Ry Cooder, Hank Thompson, Chris Isaak, Elizabeth Cotten, Hank Williams, Billy Bragg & Wilco, Allison Moorer, Son Volt, Joan Baez, Ryan Adams, Waylon Jennings, Dory Previn y Woody Guthrie, que canta, como cierre a la emisión, Red River Valley, el clásico que en el film de John Ford interpreta el propio Henry Fonda, su protagonista principal.

Con su mención me despido por este curso y os emplazo hasta dentro de poco más de un mes. El 5 de septiembre volveremos con vosotros en una nueva temporada, la décimo octava ya, de Buscando leones en las nubes. Muchas gracias por vuestra amable fidelidad. Os deseo un muy buen verano y unas felices vacaciones.


La carretera 66 es la ruta principal de emigración.
La 66, el largo sendero de asfalto que atraviesa el país, ondulando suavemente sobre el mapa, de Mississippi a Bakersfield, por las tierras rojas y las tierras grises, serpenteando montaña arriba hasta cruzar las cumbres, siguiendo luego por el deslumbrante y terrible desierto hasta atravesarlo, alcanzar la nueva cordillera y llegar a los ricos valles de California. La 66 es la ruta de la gente en fuga, refugiados del polvo y de la tierra que merma, del rugir de los tractores y la disminución de sus propiedades, de la lenta invasión del desierto hacia el norte, de las espirales de viento que aúllan avanzando desde Texas, de las inundaciones que no traen riqueza a la tierra y le roban la poca que pueda tener. De todo esto huye la gente y van llegando a la 66 por carreteras secundarias, por caminos de carros y por senderos rurales trillados. La 66 es la carretera madre, la ruta de la huida.


martes, 19 de julio de 2016


RUTA 66. ON THE ROAD

Nuestro tercer recorrido por la Ruta 66, leitmotiv de nuestros viajeros programas de julio, se centra esta semana en On the road, la ya universalmente reconocida como obra maestra de Jack Kerouac que vio la luz en 1957.

Yo leí En el camino, pues así se tituló su primera edición en español, en la versión argentina, publicada en 1959 y mil veces reeditada, de la editorial Losada. Tenía veinte escasos años y el libro me deslumbró y despertó en mí un deseo de viaje y aventura, de abandonar el confort de mi juventud de familia burguesa y lanzarme a explorar la vida, de huir de la asfixiante grisura de mi aburrida existencia de chico estudioso y ejemplar y escaparme a conocer mundo y descubrir lugares, a intimar con gentes desconocidas, a vivir experiencias que, bajo el influjo de la contagiosa energía de Kerouac, presumía reveladoras y apasionantes. Mi timidez y conservadurismo vital en aquellos años -y presentes aún hoy, aunque en menor medida, en mi personalidad- y lo estrecho de mis límites familiares y sociales reprimían esos innatos impulsos de descubrimiento y ruptura que solo se pudieron manifestar algunos años más tarde cuando, al terminar la carrera, recorrí en auto-stop (con toda su mística bohemia y viajera) gran parte de Europa. Pero de ello hace tantos años...

Dejando los nostálgicos recuerdos atrás y volviendo a nuestro presente, esta noche voy a ofreceros una significativa muestra de fragmentos de On the road, citados esta vez a partir de la primera edición de Anagrama, que mantiene el título en inglés, en la traducción de Martín Lendínez. En 2009, la misma editorial publicó una versión más completa, a partir del rollo mecanografiado original, en versión de Jaime Zulaika y de nuevo con el más ortodoxo En el camino en el título.

En la obra, Sal Paradise, alter ego del propio Kerouac, y Dean Moriarty, trasunto de su amigo, el carismático Neal Cassady, recorren Estados Unidos, (al autor usa en todo momento el pretencioso y bastante imperialista “América” para referirse a su país, y el traductor lo mantiene, y así hago yo también en mis citas) en una autobiográfica gesta viajera y existencial repleta de alcohol, drogas, sexo y jazz, en la que viven peripecias sin cuento, y experimentan excesos, decepciones, viajes iniciáticos, fracasos y éxtasis, en la narración canónica del mundo beatnik y precursora del hippismo y la contracultura, palpables no solo en los textos que he elegido sino también muy presentes en las canciones que con las carreteras en general y la Ruta 66 en particular como escenario acompañan mi selección (Chuck Berry, The Byrds, Bruce Springsteen, Family of the year, Tom Petty, Mark Lanegan, Breeders –cuyo tema Drivin’ on 9 aparece en el estupendo vídeo que acompaña este comentario, en el que se “ensamblan” escenas de distintas películas de carretera-, Led Zeppelin, The Modern Lovers, Pink Floyd, Roger Miller, Johnny Cash, Jimmy Walker, Roger McGuinn, The Jayhawks y Kris Kristofferson son sus destacados intérpretes).

Y es que en ese permanente transitar de nuestros protagonistas por los caminos del vasto país norteamericano, la Ruta 66 tiene, obviamente, una importante presencia en el libro. Sal Paradise/Jack Kerouac confiesa de entrada la atracción que despierta en él el poderoso magnetismo de su amigo: Dean subió a un autobús que decía Chicago y se perdió en la noche. Allí se iba nuestro amigo pendenciero. Me prometí seguirle en cuanto la primavera floreciese de verdad y abriera el país. Y así fue como realmente se inició toda mi experiencia en la carretera, y las cosas que pasaron son demasiado fantásticas para no contarlas. El presente programa constituye un modesto intento de trasladaros el espíritu de esas cosas fantásticas que pueden suceder en la carretera.

martes, 12 de julio de 2016


RUTA 66. COCHES, MOTELES Y CANCIONES DE PELÍCULA

Bienvenidos a la segunda emisión que Buscando leones en las nubes dedica en este julio viajero a la mítica Ruta 66. Una semana más os invitamos a compartir con nosotros este apasionante viaje por una carretera legendaria que pertenece a la iconografía más reconocible de unos universales Estados Unidos, fecunda fuente de inspiración en la literatura, la música y el cine.

Esta semana el elemento que sirve de organizador a nuestro periplo es un libro, un interesantísimo libro que publicó el verano pasado la editorial Lunwerg. Con un diseño espléndido y en un volumen formalmente muy atractivo, con profusión de fotos e imágenes varias, carteles y gráficos, mapas, carátulas de discos y carteles de películas, Ruta 66. Coches, moteles y canciones de película, escrito por María Adell y Pau Llavador, es una magnífica guía de viajes, una extraordinaria y amena base de datos, una muy vistosa colección de anécdotas y, sobre todo, un extenso y bien documentado trabajo sobre los principales referentes de la carretera que atraviesa los Estados Unidos de costa a costa.

Siguiendo la lógica de las road movies, el excepcional volumen se adentra en el universo de las películas de carretera, un singular microcosmos -en cierto modo emblema de la vida fuera de las rutas- hecho de moteles y diners, de desiertos y gasolineras abandonadas, de resplandecientes automóviles de atractivos y anacrónicos diseños y letreros de neón, de pueblos fantasma y erráticas bolas rodantes de matojo arrastradas por el viento, entre los que aparecen infinidad de elementos, personajes, canciones, películas u objetos que se han convertido en representativos iconos, definitorios del estilo de vida netamente norteamericano.

En ese viaje figurado, que invierte la trayectoria “natural” de la famosa ruta, que empezaba en el Chicago inicial y llegaba hasta Los Ángeles, orden que, no obstante, será el que yo siga en la emisión, comparecen medio centenar de canciones (casi todas las cuales "nutren" estas cuatro emisiones) que o bien aluden directamente a la carretera o bien pertenecen a bandas sonoras de cintas en las que los escenarios recorridos son protagonistas. De entre todas ellas he escogido esta semana una docena de temas, casi todos clásicos muy reconocibles por cualquier oyente medianamente interesado en el género, interpretados por The Rolling Stones, Sufjan Stevens, Neil Young, Talking Heads, Woody Guthrie, The Eagles, Steppenwolf, Robert Plant con Allison Krauss, Bob Dylan, James Taylor, The Doors y Randy Newman.

Acompañando a las canciones os ofrezco textos entresacados del libro, que son, a su vez, fragmentos de obras literarias, letras de canciones o frases de películas. Sus autores son Bobby Troup (autor de (Get your kicks on) The Route 66, quizá la canción más representativa de esa carretera de leyenda; un tema que ya apareció, en la versión de su autor, hace siete días y que abrirá los diferentes programas -el de esta semana en la interpretación de los Rolling Stones- de esta peculiar serie viajera de Buscando leones en las nubes), y también de Sufjan Stevens, Neil Young, Jack Kerouac (que va a protagonizar la emisión del lunes que viene), Woody Guthrie, Vladimir Nabokov, Mars Bonfire, Hunter S. Thompson, Cormac McCarthy, James Taylor, Charles Portis y John Fante.

martes, 5 de julio de 2016


BIENVENIDOS A LA RUTA 66

Buscando leones en las nubes os ofrece esta semana una nueva emisión con la que abrimos una serie que se desarrollará a lo largo del mes de julio y que no será radiada y solo podrá escucharse a través de nuestro blog.

Con la ya habitual excusa del viaje, en un tiempo veraniego siempre propicio a la aventura, los cuatro espacios que a partir de hoy os ofreceremos tienen como centro a la Ruta 66, la histórica carretera que atraviesa Estados Unidos, desde Chicago hasta Los Ángeles, cuatro mil kilómetros de leyenda que han presenciado grandes acontecimientos de la historia norteamericana y que han hecho acto de presencia con asiduidad en infinidad de películas, canciones y obras literarias.

En el caso de la emisión de esta primera semana voy a leeros textos extraídos de Bienvenidos a la Ruta 66, un muy interesante libro, profusamente ilustrado, que recoge anécdotas, curiosidades, referencias geográficas, datos históricos e informaciones varias sobre la mítica carretera. El libro, presentado por la editorial Grijalbo, es un volumen misceláneo en el que varios autores norteamericanos escriben sobre muy diversos aspectos de la ruta, configurando el conjunto una especie de guía de viaje, muy completa y sugestiva, que constituye, además, una muestra altamente representativa de la más genuina cultura popular del inmenso país americano. La obra, que se estructura siguiendo el itinerario natural de la vía, recorre Illinois, Missouri, Kansas, Oklahoma, Texas, Nuevo México, Arizona y, por fin, California, en una sucesión de historias muy atractivas que se alternan con otros relatos presentados en secciones de títulos reveladores: Objetos perdidos en la Ruta 66, Voces de la carretera madre o Mitos y leyendas de la Ruta 66, entre otros. Ilustrada con una impresionante colección de miles de fotos antiguas, postales, calendarios, placas de matrículas, carteles de carretera, recuerdos de viaje y objetos de interés turístico, el volumen resulta ser una enciclopedia indispensable para el conocimiento de un elemento esencial de la historia de la nación norteamericana y por extensión de la cultura occidental, así como, en otro orden de cosas más modesto, una inestimable ayuda para quien pretenda recorrer como atento viajero las polvorientas pistas de la gran arteria interestatal.

Una variopinta selección de algunos de los textos que contiene este Bienvenidos a la Ruta 66, complementada con una docena larga de canciones que tienen a la carretera, la nuestra de referencia o cualquier otra, como protagonista, e interpretadas por Bobby Troup, Canned Heat, The Allman Brothers, Credence Clearwater Revival, Roy Orbison, Dave Dudley, Mary Gauthier, John Denver, Tom Waits, Lucinda Williams, Johnny Cash, Eric Clapton y The Dixie Chicks, integran este primer programa del ciclo, de una extensión mucho más larga de lo habitual en nuestro espacio, y que, pese a ello, espero que os interese y haga disfrutar.